Dicen que Ana es cercana, acogedora y conciliadora. Por eso, no es de extrañar que haya sido tutora de Formación Profesional: durante mucho tiempo se ha dedicado a acompañar al alumnado en su proceso de aprendizaje en las empresas. Esta circunstancia le ha permitido, además, conocer a fondo a las entidades de las zonas en las que ha trabajado y establecer todavía más lazos de colaboración para la formación del alumnado, pero también para la del profesorado.

Actualmente es asesora de formación en el Centro de Profesorado María de Ávila, dentro del equipo territorial de Caspe. Su trabajo está orientado a la búsqueda y construcción de una escuela abierta y participativa.